Primer Encuentro Nacional

Del 26 al 28 de octubre de 2018, en una muestra de clara solidaridad, más de 60 personas se reunieron en la Ciudad de México para dialogar sobre la situación de la persona LGBTI+ dentro de la Iglesia Católica de México y sobre sus derechos en la sociedad mexicana en general. Fue el Primer Encuentro de Líderes Católicos Arcoíris México.

El objetivo fue establecer una Red de fieles cristianos que trabajen a favor de la inclusión, dignidad e igualdad como parte de una Pastoral de la Diversidad Sexual en México. El resultado de este encuentro providencial – cuyo lema fue “Nosotros no podemos callar lo que hemos visto y oído” (Hch 4,20) – fue la fundación de la Red Católica Arcoíris México (REDCAM).

CRÓNICA
Asistieron representantes de comunidades LGBTI+ católicas provenientes

de Saltillo, Guadalajara, Mérida, Pachuca, Texcoco, Puebla, Gómez Palacio, Puerto Vallarta, Cuernavaca, Metepec y Ciudad de México. La inauguración del encuentro estuvo a cargo de Mons. Raúl Vera, Obispo de Saltillo, Coahuila, quien nos recordó que "Dios nos ha hecho un gran regalo contra el que nadie, ni uno mismo, puede atentar: la propia identidad". Además, Don Raúl nos alentó a continuar con el trabajo que venimos desarrollando desde cada grupo arcoíris específico, recordándonos que es misión de cada uno de ellos dar acompañamiento y apoyo en temas de crecimiento espiritual a quienes lo necesitan, incluyendo a la Iglesia misma.

Dentro del marco de bienvenida se leyó una carta del Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, dirigida a los miembros de la REDCAM destacando la importancia de "servir a los demás desde nuestros propios contextos de vida y desde nuestras habilidades y capacidades".  En su carta, el cardenal recuerda que una de las reflexiones que surgieron durante el Sínodo sobre los Jóvenes (XV Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos con el tema: Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, del 3 al 28 de octubre de 2018) fue la exigencia de ser una Iglesia "que escucha las necesidades y responda a las situaciones existenciales que se viven hoy", una Iglesia "en salida", como pide el Papa Francisco, que sale de sí misma para ir en busca del prójimo distante o cuya dignidad está en riesgo, para así hacer presente el amor y la misericordia de Dios Padre. El cardenal cierra su carta externando su compromiso a que la REDCAM cuente con el apoyo de la Arquidiócesis de México en sus diversas estructuras de servicio pastoral.

Las comunidades participantes compartieron el trabajo que llevan a cabo en favor de la Pastoral de la Diversidad Sexual, lo cual generó empatía entre los y las asistentes.

James Alison, sacerdote y teólogo queer, destacó la importancia de hacer a un lado la victimización para empoderarse como miembros activos de la Iglesia.

La teóloga Marilú Rojas y el sacerdote jesuita Conrado Zepeda se encargaron de reflexionar sobre el contexto sociocultural del país en temas de inclusión e igualdad dentro de la comunidad arcoíris, destacando el tema del miedo a lo femenino y los esquemas machistas en los que caemos con frecuencia. Buscaron crear conciencia y fomentar el trabajo sano e incluyente dentro de la Pastoral de la Diversidad. Personas que pertenecen a grupos de minoría dentro del sector arcoíris – lésbico, transgénero, bisexual y padres/familiares – ofrecieron sus testimonios recordando la importancia de visibilizarlas dentro del trabajo pastoral.

En el contexto cultural, la compañía de teatro “El Taller” de Puebla, presentó la puesta en escena: “Homo: a odiar se aprende”. A través de ella invitó a reflexionar sobre los esquemas establecidos de género. Esta actividad se cerró con un ejercicio-meditación, dirigido por la comunidad de Metepec, de vernos a través de la mirada del otro buscando actuar a través de las propias heridas, trascendiendo así al odio, al rechazo y al resentimiento ejerciendo nuestro liderazgo desde el Amor.

Representantes de grupos nacionales de Italia, España y Estados Unidos acompañaron al Encuentro. Señalaron la importancia de establecer estos lazos nacionales, respetando la identidad particular y liderazgo de cada grupo o comunidad. Insistieron en que tener un grupo nacional unido da fuerza y resonancia a la voz de las comunidades católicas arcoíris frente a la jerarquía católica y frente a la sociedad.

Se realizaron mesas de trabajo para identificar necesidades concretas y proponer líneas de acción que serán atendidas por la REDCAM. Las actividades y propuestas que más destacaron incluyen:

  • Realizar un proyecto intergeneracional donde se ponga atención a adolescentes y a  jóvenes, así como a las personas de la tercera edad
  • Motivar la generación de mayor trabajo en conjunto con padres y familiares de gente arcoíris
  • Hacer conciencia de la importancia de comprometernos de manera personal – y como comunidad – con la generación de herramientas de trabajo que apoyen a la formación y seguimiento de comunidades arcoíris católicas dentro del país.

Después de leer y firma la Carta Compromiso y consolidar la fundación de la Red Católica Arcoíris México (REDCAM), se cerró el Primer Encuentro de Líderes Católicos Arcoíris México con una Eucaristía. Ahí se puso en las manos de Dios el futuro de la organización, se confió en la certeza de sus ideales y se pidió por el trabajo valiente y comprometido de todos y todas sus integrantes. También se acordó realizar un Segundo Encuentro de Líderes Católicos Arcoíris en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Ver carta de Arzobispo de la Ciudad de México